Hace más de un año, a principios de 2017, y después de intentarlo cada uno por su lado, Fernando y Francisco unieron sus fuerzas y su ánimo con la idea de crear una cooperativa energética, inspirados en el modelo cooperativo del País Vasco. Y empezaron a ponerse en contacto con distintas organizaciones para conseguir poner en marcha una cooperativa de comercialización de energía eléctrica en Asturias.

Con el paso de los meses, más personas nos fuimos sumando a la iniciativa, hasta formar un grupo amplio y siempre creciente de gente interesada. Se organizó un equipo de trabajo y colaboración para ir abordando las tareas necesarias para hacer el proyecto realidad. Buscamos asesoramiento y nos pusimos en contacto con la Fundación para el Fomento de la Economía Social de Avilés, donde obtuvimos información muy completa, principalmente sobre la elaboración de los estatutos para poner en marcha la cooperativa y comercializar electricidad de origen 100% renovable para las personas asociadas, condición que se adquiere mediante una aportación a su capital social de 100 €.

El proyecto se fundamenta en tres dimensiones:

El compromiso social. La independencia de cualquier organización política o empresarial constituye una de las señas de identidad de AstuEnerxía. Incorporamos la innovación social y la participación como elementos básicos para toma de decisiones.

La cooperativa no tiene ánimo de lucro y el destino de sus beneficios se decidirá en asamblea por todas las personas socias. Nuestra intención es alcanzar acuerdos con pequeños generadores de energía en nuestra región para comercializar su producción y apoyar así la economía verde local. Apostamos por un modelo de cercanía entre productores y consumidores para minimizar las pérdidas por transporte y maximizar la eficiencia.

Nos proponemos sensibilizar y concienciar a la sociedad asturiana, mediante charlas y talleres, sobre de los perjuicios del actual modelo energético basado en energías fósiles –especialmente para la salud, por efecto de la contaminación atmosférica, un problema que en Asturias alcanza una especial gravedad en el contexto del Estado Español- y sobre la importancia de avanzar hacia un modelo más sostenible basado en las energías renovables.

Y por supuesto en nuestros planes está, a medida que vayamos creciendo, la creación de puestos de trabajo estables y de calidad. Nuestra previsión para el primer año es tener tres personas contratadas y que la plantilla crezca hasta llegar el quinto año a quince, siguiendo el modelo cooperativo de otras regiones donde ya funcionan estas cooperativas energéticas.

La comercialización de electricidad de origen 100% renovable, certificado por la CNMC a un precio lo más reducido posible para las personas socias -en negociaciones en este momento-, como nuestro servicio principal. Consideramos también muy necesario prestar una asesoría energética para ser más responsables y eficientes en nuestro consumo energético, y sumar personas que estén interesadas en el cambio de modelo energético.

La generación, en el medio plazo y a medida que tengamos capacidad económica y surjan proyectos queremos cooperar con otras organizaciones para generar electricidad en Asturias, para lo
que estamos en contacto con varias instituciones.